CCOO de Industria, UGT FICA y FEIQUE firman el documento que regulará las condiciones laborales del sector hasta 2020. Asume el importante reto de que trabajadoras y trabajadores sean iguales.

Acercar Disminuir el zoom Imprimir

El convenio de la industria química sigue estando en la vanguardia. CCOO de Industria, UGT FICA y FEIQUE firmaron el documento que regulará hasta 2020 las condiciones laborales de más de 240.000 trabajadores y trabajadoras en el país, unos 7.500 en la región.

 Recoge una subida salarial del 2,5%, reduce el número de personas que debe tener una empresa en plantilla para negociar un plan de igualdad, crea la figura del delegado o delegada de igualdad, pone las herramientas para avanzar en la reducción de la brecha de género y asegura que se tendrá en cuenta la perspectiva de género en la prevención de riesgos laborales.

 Seis meses de negociación y nueve reuniones han sido necesarias para que la patronal y los sindicatos saquen adelante el XVIII Convenio Colectivo de la Industria Química. Tras modificar más de treinta artículos, ayer CCOO de Industria, UGT FICA y FEIQUE estamparon su firma en el documento que incluye una subida salarial que cumple con creces la recomendación que fija el reciente Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva.

 Los trabajadores y las trabajadoras de la industria química verán cómo sus salarios se incrementan un 2,5% durante cada uno de los años de vigencia del nuevo convenio (2018, 2019 y 2020). Se establece, también, una garantía salarial en base al IPC acumulado cuando caduque el convenio, que se aplicará en el año 2021.

 Además, recoge importantes avances en el capítulo de la igualdad. Para reducir la brecha salarial que existe entre los hombres y las mujeres que trabajan en la industria química, se entregará la masa salarial bruta separada por género. También, se reduce el límite que establecía la Ley para negociar un plan de igualdad. A partir de este momento, las empresas del sector que tengan 150, y no 250 personas en plantilla como hasta ahora, tendrán la obligación de negociar con los sindicatos un plan de igualdad.

 El XIX Convenio General de la Industria Química crea, además, la figura de la delegada o delegado de igualdad. En la prevención de riesgos laborales, se adquiere el compromiso de tener en cuenta la perspectiva de género en las medidas que se adopten en las empresas. En su articulado también se recoge el compromiso de promover la no discriminación del colectivo LGTBi y de luchar contra el acoso.

 La formación es otra de las beneficiadas por el nuevo convenio. En el desarrollo de la formación dual se mejora la participación de la representación legal de la plantilla y se prioriza la relación laboral. Además, previo acuerdo de los delegados y delegadas, se podrán realizar acciones formativas dentro o fuera de la jornada con un máximo de ocho horas este año, de 16 el próximo y de 32 en 2020. También se incluye en el convenio de la química el artículo 23 del Estatuto de los Trabajadores del permiso retribuido de veinte horas al año, acumulables por periodos de hasta un lustro.

 Por último, se introducen mejoras en la flexibilidad y se modifica y avanza en las licencias y permisos.

 La intensa negociación ha permitido a los sindicatos poner freno a las cuestiones que la patronal puso sobre la mesa en enero. Se deja fuera del convenio el control de alcoholemia y drogadicción, la reducción del plus de convenio, la supresión de la antigüedad y la intención de acabar con la revisión salarial. FEIQUE también quería que no se tuviera como referencia el IPC en la garantía salarial y pretendía acabar con la licencia a consultorio médico para facultativos privados.