El PP dice que CMM vuelve a perder audiencia en junio a pesar del despilfarro de la dirección de la cadena regional en productoras externas

Acercar Disminuir el zoom Imprimir

Según se desprende del estudio elaborado por la consultora audiovisual especializada en audiencias de televisión ”Kantar Media” –contratada por CMM- la televisión pública de Castilla-La Mancha, con un share del 4,8, ha bajado siete décimas (una más que la media nacional) y solo supera a dos televisiones de comunidades uniprovinciales (Telemadrid, con el 4,6 y Murcia, con el 2,9) y a las dos cadenas de las televisiones insulares (IB3 de Baleares, con el 2,3 y TVcan de Canarias, con el 4,3).

La Televisión pública de Castilla-La Mancha (CMM) ha vuelto a perder audiencia en el último mes registrado –junio de 2017- ubicándose como la octava televisión autonómica más vista y superando, únicamente, a otras cuatro cadenas regionales.

En seis meses, CMM ha bajado del 5,9 con el que finalizó el año, en diciembre de 2017, al 4,8, lo que significa una pérdida de más de un punto porcentual, y ahora está detrás de TV3, ETB, TVGalicia, Canal Sur, Aragón TV, C.Ext. Tv y TPA de Asturias.

 En el caso de Radio-CLM, hay que recordar los datos de audiencia recogidos por el último Estudio General de Medios –que daban unas cifras ridículas de oyentes- y que han llevado a los propios sindicatos del Ente a realizar afirmaciones, hace dos días, tales como que "hay una falta de disposición de la dirección para enderezar la deriva” que ha llevado a pasar de 90.000 oyentes hace cuatro años (cuando gobernaba el PP) a los 24.000 de la actualidad.

Despilfarro y pago de favores

   Estos datos contrastan con el enorme gasto y despilfarro que se ha hecho y se sigue haciendo en CMM. Un claro ejemplo, denunciado en su momento por el PP, fue la contratación de la presentadora Teresa Viejo, a la que se le pagaron 416.296 euros por la realización de 10 programas de ‘El lado bueno de las cosas’ (42.787 euros los ocho primeros programas y dos más “de regalo” por 37.000 euros cada uno).

 En el caso del programa de debate ‘Tercera pantalla’, cuya audiencia nunca alcanzó el 3%, en las tres temporadas emitidas, el coste para los bolsillos de los ciudadanos ha sido de 204.477 euros, y solo sirvió para la ejecución de un programa sin ningún interés en el que se vapuleaba al PP entre los representantes de PSOE, Podemos, y el propio conductor del programa.

 Otro ejemplo de despilfarro es el de ‘Ancha es Castilla-La Mancha’  un programa que, antes de llegar Amores, lo producía la propia televisión. Ahora, desde febrero de 2017, va a costar más de un millón de euros, repartido en tres contratos: un primero de 342.602 euros; un segundo de 315.926 euros y un tercero de 363.090 euros y que ha llegado a caer al 2% de audiencia.

 Y, como pago a los servicios a los amigos del régimen social comunista, el ejemplo de la reciente renovación del contrato con la productora madrileña ‘Piraña Producciones S.L.’ para la realización de una nueva temporada de ‘Variotinto’, el programa presentado por Carlos Iserte, que -como denunció el consejero Luis Maldonado- no ve casi nadie en Castilla-La Mancha (se ha movido en otras temporadas por debajo del 2% de share y, sin embargo, se ha contratado de nuevo para alcanzar, en su última emisión, un 2,4%). Pero lo importante para la dirección del Ente no es la audiencia; lo importante es que, en dos años la productora de Iserte ha cobrado 372.840 euros por un programa que no ve nadie.

 A este despropósito se suma la nueva contratación, avanzada por Amores, de ocho programas de reportajes feriales -“Fiesteros” se llama- que será emitido en prime time a razón de 9.304 euros por programa.