El Hospital de Puertollano realiza por primera vez una intervención para implantar una prótesis fonatoria a una paciente laringectomizada

Acercar Disminuir el zoom Imprimir

El Servicio de Otorrinolaringología del Hospital ‘Santa Bárbara’ de Puertollano, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha practicado con éxito la primera intervención para implantar una prótesis fonatoria a una paciente a la que se le había extirpado la laringe hace unos meses.

Gracias a esta prótesis, es capaz de hablar con fluidez y comunicarse con las personas de su entorno, algo que no pudo lograr en el medio año transcurrido desde que fue sometida a una laringectomía.

La paciente fue fumadora durante muchos años. Primero aparecieron nódulos en las cuerdas vocales, luego hongos, y, finalmente, un tumor maligno en la laringe ante el que sólo cabían dos opciones, tratamiento con quimioterapia o extirpación total.

Escogió la segunda y fue intervenida en septiembre del año pasado. La operación fue bien, pero no tanto el hecho de aprender a hablar regurgitando aire desde el estomago, la denominada habla esofágica, a la que no llegó a acostumbrarse ni recurriendo a un logopeda.

Cuando los otorrinolaringólogos del ‘Santa Bárbara’ le plantearon la posibilidad de implantarle una prótesis fonatoria, la paciente no lo dudó ni un momento. La intervención se realizó a principios del mes pasado y la paciente asegura que desde entonces ha avanzado más que en el medio año precedente y puede expresarse cada día mejor. Ahora, utiliza el habla traqueoesofágica para comunicarse, ya que la prótesis “une la tráquea y el esófago”, ha explicado el jefe de servicio de Otorrinolaringología del Hospital de Puertollano, Luis Ayala y, “cuando ella tapa el orificio de la prótesis, conduce el aire espirado a la parte superior de la vía digestiva y provoca una vibración que puede vocalizar”.

Según ha indicado el doctor Ayala, la colocación de esta prótesis es una intervención “sencilla” y se puede hacer en el mismo acto quirúrgico de extirpación de la laringe. Se puede implantar a la gran mayoría de pacientes intervenidos, es necesario que hayan sido sometidos a una laringectomía total. A aquellas personas que no han sido capaces de aprender a hablar de nuevo “les abre un mundo”, ha subrayado.