Castilla-La Mancha cuenta con 1.265 farmacias, de las que 144 son de Viabilidad Económica Comprometida

Acercar Disminuir el zoom Imprimir

Castilla-La Mancha ha cerrado el año 2017 con cuatro farmacias menos que en el año anterior por lo que el número de oficinas a diciembre de ese año era de 1.265, lo que sitúa a la región, junto con Cantabria, en la única de España donde el número de farmacias comunitarias ha descendido; se trata de cierres definitivos.

 

Así se desprende del informe “Estadísticas de Colegiados y Farmacias 2017”, publicado recientemente por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), que refleja también que 144 del total de oficinas de farmacia son de Viabilidad Económica Comprometida (VEC), cuatro menos que el año anterior. El reparto por provincias lo lidera Cuenca, con 45, seguida de Guadalajara y Toledo con 34 cada una, Albacete con 20 y Ciudad Real con 11. Se trata de farmacias a las que se les ha aplicado el índice corrector del margen para contribuir a su sostenibilidad y a la continuidad de la prestación farmacéutica que ofrecen a la población.

En cuanto al número de colegiados adscritos a algunos de los 5 colegios oficiales que existen en la región ha crecido un 1,7% respecto al año anterior hasta los 2.840, lo que se traduce en 47 más que en el año anterior. De estos el 68,9% son mujeres.


Así, Albacete cerró 2017 con 577 colegiados, 17 más que el año anterior; Ciudad Real con 708, 15 más; Cuenca con 310, un miembro menos; Guadalajara con 401, 6 más que en 2016, y Toledo con un total de 844, diez colegiados más.

 Del total, 2.112 se dedican a la farmacia comunitaria, hay 33 que ejercen en la Administración y Salud Pública, 76 dedicados al campo de la Alimentación, 73 en Farmacia Hospitalaria y 60 en Análisis Clínicos mientras que el resto trabaja en áreas como la Industria, la Dermofarmacia, la Ortopedia o la Docencia.

Casi el 63,3% (1.337) de los farmacéuticos castellano-manchegos que ejercen en farmacia comunitaria son propietarios, 1.177 titulares únicos y 160 copropietarios. Además, en la región trabajan un total de 757 adjuntos.

Finalmente, y en lo que respecta al número de habitantes por farmacia la estadística refleja que en la región castellano-manchega el número de habitantes por farmacia a 31 de diciembre de 2017 era de 1.606, es decir hay 6,2 farmacias por cada 10.000 habitantes.

El presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha (COFCAM), Ignacio José  Romeo, considera que este informe que elabora todos los años el Consejo General es una herramienta muy útil: “La compilación de datos que hace el Consejo nos permite hacer una fotografía muy real del mapa de farmacias y de la profesión; información muy útil que nos sirve para ver cómo evoluciona el sector y mantener actualizadas las estadísticas”.

Datos en España

En España hay en la actualidad 72.500 farmacéuticos colegiados, 1.381 más que en 2016, lo que representa un incremento del 1,9%. El 69,8% -50.587 colegiados- desarrollan su labor en alguna de las 22.046 oficinas de farmacia, porcentaje que aumenta hasta el 87,4% al considerar únicamente el número de farmacéuticos en activo. Por otra parte, las modalidades de dermofarmacia, alimentación y ortopedia son las siguientes más ejercidas. En cuanto a la situación laboral de los colegiados farmacéuticos, en la actualidad el 80% se encuentra en ejercicio.

 Esta edición del informe “Estadísticas Colegiados y Oficinas de Farmacia” permite extraer otros datos como que los licenciados o graduados en Farmacia son la tercera profesión sanitaria con un mayor porcentaje de mujeres colegiadas, ya que el 71,6% son mujeres o que el 46,6% de los colegiados farmacéuticos son menores de 44 años.

 En la actualidad en España hay una farmacia por cada 2.112 habitantes, siendo uno de los países con el ratio más bajo, muy lejos de países como Dinamarca, que tiene 15.000 habitantes por farmacia, o Suecia con 7.500 habitantes.

 Durante el año 2017 a 903 farmacias -consideradas como de Viabilidad Económica Comprometida (VEC)- se les aplicó el índice corrector del margen para contribuir a su sostenibilidad y a la continuidad de la prestación farmacéutica que ofrecen a la población.