ANPE REIVINDICA LA IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN COMPARTIDA Y COLABORATIVA ENTRE EL PROFESORADO Y LAS FAMILIAS, ASÍ COMO LA NECESIDAD DE QUE ESTAS RECONOZCAN Y DIGNIFIQUEN LA LABOR DOCENTE

Acercar Disminuir el zoom Imprimir

En el Día Internacional de la Familia, que se celebra el 15 de mayo, ANPE quiere crear conciencia sobre el papel fundamental de las familias en la educación de los hijos desde la primera infancia, y las oportunidades de aprendizaje permanente que existen en la unidad familiar para niños y jóvenes.

La transformación y mejora de la educación no dependen sólo del sistema educativo. Es toda la sociedad la que tiene que asumir un papel activo. La educación es una tarea que afecta a empresas, asociaciones, sindicatos, organizaciones no gubernamentales, administración, así como a cualquier otra forma de manifestación de la sociedad civil y, de manera muy particular, a las familias.

 

Las familias son las primeras responsables de la educación de sus hijos y por ello el sistema educativo tiene que contar con la familia y confiar en sus decisiones. Para ANPE, es imprescindible la colaboración entre docentes y familias, trabajar en objetivos comunes y colaborar de manera activa y continua.

 

Además, ANPE pide el reconocimiento de las familias a la labor docente. El ámbito familiar debe promover el respeto al profesorado para dignificar la profesión y fomentar actitudes que permitan restaurar el equilibrio y la fortaleza de las relaciones entre el alumnado, las familias y el profesorado.

 

En este Día Internacional de la Familia, ANPE quiere reconocer la importancia de la familia como unidad básica de la sociedad, tal y como la considera Naciones Unidas, que debe asumir la responsabilidad en la educación de sus hijos y pide que el ámbito familiar sea un ejemplo de respeto hacia los docentes, donde se transmitan actitudes que mejoren la convivencia en los centros educativos y propicien entornos de aprendizaje sanos y efectivos.