UNICEF urge acción inmediata a medida que la cobertura de vitamina A desciende de manera alarmante, sobre todo en Africa Central y Occidental

Acercar Disminuir el zoom Imprimir

Más de 140 millones de niños están en mayor riesgo de enfermedades como la sordera o la ceguera, e incluso en riesgo de morir si no se toma una acción urgente para proveerles de suplementos vitales de vitamina A, advierte UNICEF en un nuevo informe publicado hoy. Dos dosis al año de vitamina A pueden salvar miles de vidas de niños, pero según el estudio esta intervención de bajo coste ha caído de forma alarmante en 2016.

 

 

 

Más de 140 millones de niños en mayor riesgo de enfermedad por la falta de suplementos vitales de vitamina A

 La vitamina A activa el sistema inmunológico y protege a los niños de enfermedades potencialmente mortales como el sarampión y la diarrea. Sin embargo, en 26 países con las tasas más altas de mortalidad infantil – donde más se necesitan los programas de suplementación de vitamina A- 61 millones de niños no recibieron suplemento de vitamina A, el triple que en 2015.

“El futuro de esta intervención de bajo coste y alto impacto está pendiendo de un hilo, y con ello, la supervivencia, la salud y el desarrollo de los niños más vulnerables”, ha dicho Víctor Aguayo, jefe del programa global de nutrición de UNICEF. “Este fuerte descenso no tiene precedentes y es una causa de alarma ya que amenaza el progreso de décadas”.

La región peor afectada es Africa Central y Occidental, donde la cobertura ha descendido del 78-90 por ciento entre 2009 y 2015, al 79 por ciento en 2015 y al 54 por ciento en 2016.

En esta región, los suplementos de vitamina A se suministraban tradicionalmente durante las campañas de inmunización de la polio. Ahora que la mayoría de los países están libres del polio, los programas de erradicación de la polio están comenzando a descender en términos de infraestructura y financiación, que puede llevar a futuras reducciones de cobertura suplementaria de vitamina A.

Otras regiones como Africa Orienta, Africa del Sur y el Sur de Asia no han experimentado descensos tan claros de cobertura entre 2015 y 2016. Sin embargo, muchos países de estas regiones aún se enfrentan a retos a la hora de mantener la cobertura alta de forma continuada.

El descenso y la inconsistencia de la cobertura de suplementación de la vitamina A es un duro golpe a los esfuerzos de reducir la mortalidad infantil. Además, los países más afectados están lidiando con sistemas de salud ya de por sí frágiles para suministrar servicios vitales para inmunizar a los niños, promover la nutrición y prevenir la malaria.

En el informe, UNICEF hace un llamamiento a suministrar intervenciones vitales a los niños más vulnerables en los hábitos rutinarios. El informe recomienda mejorar la cobertura mediante:

      Un llamamiento a los gobiernos nacionales y sus aliados en el desarrollo para un mayor compromiso para suministrar a cada niño una dosis de vitamina A dos veces al año.

      Crear sistemas más fuertes para que los servicios de salud incluyan los suplementos de vitamina A de manera regular y equitativa.

      Recopilar y compartir conocimiento sobre cómo suministrar suplementos de vitamina A a través de la inmunización de rutina y otros servicios rutinarios para los niños.

      Hacer seguimiento de cada niño a través del mejor uso de cartillas infantiles de salud y libretas para saber qué niños reciben dos dosis de suplemento de vitamina A al año para tener una completa protección.

 

El informe también hace un llamamiento para una mejor nutrición para los niños y la prolongación de la lactancia materna en los dos primeros años. Además, el informe indica que hasta que los niños no tengan acceso a una dieta nutritiva y segura que les proteja de deficiencia de vitamina A, la suplementación de vitamina A sigue siendo esencial en muchos países.