CCOO alerta de que en CLM se destruyen casi 22.000 empleos, más de un 72% ocupados por mujeres

Acercar Disminuir el zoom Imprimir

La población abandona la región y deja de buscar empleo ante la falta de oportunidades laborales. La economía a dos velocidades en la que estamos instaladas hace que el PIB per cápita crezca, y lo haga a mayor ritmo que en el conjunto del país, mientras la vida de las personas empeora hasta el punto de tener que emigrar a otras regiones y a otros países. La ausencia de un reparto justo de la riqueza generada es un lastre que nos lleva a la vida precaria para la mayoría.

  CCOO de Castilla-La Mancha alerta de que en la región en el primer trimestre del año se han destruido casi 22.000 empleos, de los que 15.900 estaban ocupados por mujeres, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que hemos conocido hoy. Además, se está destruyendo el poco empleo de calidad que hay.

 

En rueda de prensa la secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales de CCOO CLM, Mª Ángeles Castellanos, ha hecho una valoración “negativa” de la EPA del primer trimestre, que nos ofrece datos “muy preocupantes” para nuestra comunidad autónoma, que ha tenido un “mal comienzo de año en el empleo”.

 

En el caso de las mujeres se han destruido casi 8.000 empleos indefinidos, dato muy alarmante, teniendo en cuenta que “este tipo de empleo es casi una rareza entre las mujeres”, denuncia Castellanos.

 

Castilla-La Mancha está perdiendo población, como ponen de manifiesto los últimos datos del padrón y como viene a confirmar la EPA, que refleja que la población mayor de 16 años en la región ha bajado en más de 7.400 personas. Y ha bajado de forma alarmante la población activa (-15.700), a un ritmo que triplica el del conjunto del Estado.

 

“La gente se está yendo de la región porque no hay oportunidades ni de empleo ni de vida y quienes se quedan ni siquiera están intentando buscar empleo, el desánimo está provocando que la población inactiva aumente”, ha advertido la secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales de CCOO CLM.

 

Castilla-La Mancha tiene una tasa de temporalidad del 27,34%, que en el caso de las mujeres alcanza el 30,5%. Un 78% de los contratos a tiempo parcial están ocupados por mujeres, un empleo que no es deseado. La precariedad tiene rostro de mujer.

 

Asimismo, Castellanos ha recordado que casi 200.000 mujeres de la región permanecen inactivas porque tienen que ocuparse de tareas vinculadas a los cuidados, que deberían ser atendidas desde lo público a través de los servicios sociales, atención a la dependencia, más guarderías. “El hecho de que no se presten estos servicios desde lo público y de una ausencia marcada de corresponsabilidad hace que las mujeres permanezcan inactivas, con lo que esto implica, pues no tienen autonomía económica para elegir libremente su vida y les impide salir de entornos de maltrato y violencia. Detrás de los datos hay muchas consecuencias para las personas que tenemos que tener en cuenta”.

 

Castilla-La Mancha tiene una tasa de paro del 20,69%, 4 puntos más que la del Estado (16,7%). En el caso de las mujeres la tasa de paro llega al 27,35%, 12 puntos por encima de la tasa de paro de los hombres en el conjunto del Estado.

 

Castellanos denuncia que en la región mientras que el PIB per cápita crece un 4%, más que la media del país, hay una “situación de precariedad muy grave”, un 8% de la población se encuentra en situación de pobreza severa, más de 700.000 en riesgo de pobreza, el empleo es precario y los salarios de miseria; y exige “un reparto justo de la riqueza, que generan los trabajadores y trabajadoras, pero a los que no llega, la está acumulando el empresariado”.

 

Por último, la secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales de CCOO CLM hace un llamamiento a las manifestaciones del 1º de Mayo con el lema “Tiempo de Ganar” para exigir mejor empleo, mayores salarios, igualdad y pensiones dignas, “para reclamar lo que nos pertenece, la vida digna que nos arrebatan quienes acumulan riqueza con nuestro esfuerzo”.

 

 Los datos

 

En Castilla- La Mancha se han destruido 21.900 empleos en el primer trimestre del año, de los cuales 15.900 estaban ocupados por mujeres.

 

La mitad de la pérdida de empleo entre las mujeres ha sido de empleo indefinido, casi 8.000 mujeres menos con empleo estable. Pero no solo se ha perdido empleo indefinido, también se destruye empleo temporal y lo ha hecho a mayor ritmo, lo que ha derivado en una disminución de la temporalidad hasta el 30,5%. Que disminuya la temporalidad pudiera parecer un dato positivo, pero en este caso no lo es dado que la causa no es la creación de empleo estable.

 

Para ambos sexos la temporalidad en Castilla-La Mancha alcanza el 27,34% (26,11% en el conjunto del país).

 

La población activa también ha bajado en el último trimestre (-15.700) y lo ha hecho a un ritmo que triplica el del conjunto del Estado donde también ha bajado. Perder población activa es siempre una mala noticia dado que la causa suele ser el desánimo de las personas a la hora de incorporarse a la búsqueda de empleo.

También en este indicador es peor para las mujeres que pierden un 2% de población activa frente al medio punto en el conjunto del Estado.

 

La población mayor de 16 años ha disminuido en el último trimestre y también en el último año, algo que no ocurre a nivel estatal.

 

El paro alcanza a 202.700 personas con un incremento trimestral de 6.200 personas y una disminución en términos interanuales que se explica de forma mayoritaria por la pérdida de población activa.

 

La tasa de paro en Castilla-La Mancha es del 20,69%, un punto mayor a la de finales de 2017. Entre las mujeres es del 27,35% y del 15,51% entre los hombres de la región.

 

A nivel estatal la tasa de paro de los hombres es del 15,18% y del 18,54% entre las mujeres. Como se puede observar entre los hombres la situación es similar en la región y en el país, pero entre las mujeres, las de Castilla-La Mancha están casi 9 puntos por encima de la media del país.

 

Otra situación alarmante para las mujeres es el hecho de que ocupen el 78% de los empleos a tiempo parcial.

 

Por sectores de actividad la mayor parte de la ocupación se concentra en el sector servicios con 525.200 ocupaciones; le sigue la industria con 131.400; la construcción con 61.300 y la agricultura con 59.400.

 

Respecto a finales de 2017 la destrucción de empleo se ha concentrado de manera destacada en  los servicios (-21.700) y en menor proporción en la agricultura (-1.700)

 

Por provincias en el primer trimestre del año se destruye empleo en Albacete (-5.500) Cuenca (-400) Guadalajara (-3000) y sobre todo en Toledo  con casi 13.000 empleos destruidos. En Ciudad Real se produce un leve crecimiento de la ocupación (+100).

 

También se generaliza la pérdida de personas activas, excepto en Guadalajara  donde crece levemente en 300 personas.

 

Este panorama deja un incremento del paro en casi 3.000 personas en Albacete; en 3.300 en Guadalajara y en 3.200 en Toledo, frente al descenso del desempleo en Cuenca (-2.300) que tiene su explicación en la pérdida de población activa  y no en la creación de empleo; y en Ciudad Real (-800) en este caso también por la pérdida de personas activas y por el leve incremento de la ocupación.