El PP regional dice de que la sanidad de Castilla-La Mancha nunca había estado en una situación tan preocupante

Acercar Disminuir el zoom Imprimir

El portavoz adjunto del Grupo Popular recuerda que es la segunda peor comunidad autónoma en materia de listas de espera y la peor en especialidades como cirugía pediátrica

El portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, Carlos Velázquez, ha denunciado hoy que el Gobierno de Emiliano García-Page “no puede estar haciendo las cosas peor en materia sanitaria”, como muestran todos los indicadores, que ponen de manifiesto que nunca la sanidad de la región había estado en una situación tan preocupante, como están denunciando los propios pacientes y profesionales.

 Velázquez ha exigido un cambio de rumbo inmediato y que se cumpla con los compromisos adquiridos en materia sanitaria y ha explicado que la sanidad de Castilla-La Mancha nunca ha estado peor, y “no es algo que diga el PP, lo dicen los datos del Ministerio de Sanidad, que ponen de manifiesto que esta región es la segunda peor comunidad autónoma en materia de listas de espera y, concretamente, la peor en algunas especialidades como cirugía pediátrica”.

 “Pero es que además en España hay once comunidades autónomas que gastan más en Sanidad que Castilla-La Mancha, lo que no deja de sorprender teniendo en cuenta que aquí gobiernan PSOE y Podemos, los mismos que decían que su prioridad era defender la sanidad pública y que lo único que están consiguiendo es beneficiar con sus políticas a la sanidad privada”, ha criticado Velázquez, quien ha alertado de que la insostenible situación de la sanidad pública de la región está empujando a muchos pacientes a acudir a la sanidad privada.

 La política sanitaria de Page solo beneficia a la sanidad privada

 En este sentido, ha explicado que “el último informe realizado por las empresas de sanidad privada en Castilla-La Mancha muestran que los beneficios y las facturaciones de todas las que prestan servicio en nuestra región se han disparado en el 2016 hasta cifras nunca antes alcanzadas y estamos esperando las cifras de 2017, porque seguramente sean más que sorprendentes en cuanto resultados positivos para la sanidad privada de nuestra región”.

 “Pero hay más indicadores que muestran que la sanidad pública de Castilla-La Mancha nunca había estado peor, como que esta región es la cuarta con mayor número de agresiones a profesionales sanitarios y eso es algo que afecta directamente a la convivencia en los hospitales y centros de salud y afecta a la presión a la que están sometidos todos los trabajadores del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM)”, ha subrayado.

 Asimismo, se ha referido a la falta de apoyo del Gobierno de Page a los profesionales sanitarios, ya que pese a contar con un presupuesto de mil millones de euros más que en el año 2015, “Page se niega a cumplir el compromiso de recuperar el complemento de carrera profesional para los trabajadores del SESCAM, siendo una de las pocas comunidades autónomas que todavía no la ha puesto en marcha”.

 Más de 37.000 reclamaciones de pacientes de Castilla-La Mancha en 2017

 Por otro lado, el parlamentario popular ha asegurado que el dato que mejor refleja la situación insostenible de la sanidad en la región lo ofrecen los propios usuarios, ya que “en Castilla-La Mancha en 2017 fueron 37.000 los pacientes que reclamaron por el mal funcionamiento de la sanidad pública castellano-manchega, un 75 por ciento de estas reclamaciones derivadas de las listas de espera completamente desbordadas de Page”.

 Por último, Velázquez ha lamentado que toda esta situación se debe en gran parte a la falta de profesionales sanitarios, derivada del incumplimiento de Page de todos sus compromisos, como el de contratar mil nuevos profesionales sanitarios en su primer año de Gobierno y otros mil más en el segundo año, cuando realmente no ha contratado ni uno solo. Algo que pone está produciendo situaciones de riesgo para la salud de los pacientes, como han denunciado en algunos casos los propios profesionales sanitarios.