Unión de Uniones denuncia la falta de ambición en las medidas propuestas por el Ministerio ante la crisis de la fruta dulce

Acercar Disminuir el zoom Imprimir

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, junto con sus organizaciones territoriales, la Unió de Pagesos y la Unión de Extremadura, critica el Plan de Medidas para la mejora del sector de la fruta dulce que dio a conocer la semana pasada el Ministerio por insuficiente, al no incluir ninguna solución contundente ni medida extraordinaria de gestión que contempla la Comisión Europea y que podría contribuir a mejorar, de verdad, la situación del sector.


 

 

NIF G-85531721 

 

Unión de Uniones denuncia la falta de ambición en las medidas propuestas por el Ministerio ante la crisis de la fruta dulce 

 

 El MAPAMA habría descartado el plan de arranque y el de reconversión varietal 

  El Ministerio justifica esta decisión en el hecho de que la crisis del sector se remonta a campañas previas al anuncio del veto ruso, aunque, tal y como recuerda Unión de Uniones, de las cinco campañas anteriores al veto ruso de 2014, sólo en la de 2011 hubo crisis de precios debido a la alerta sanitaria por E. Coli en Alemania. 

 La organización señala que el Plan de medidas para la fruta dulce del Gobierno no incluye ni el plan de arranque financiado con fondos comunitarios propuesto por la organización ni un segundo plan de reconversión varietal que podría financiarse con los Presupuestos del Estado, orientado a mejorar la rentabilidad de las explotaciones de pera y manzana para poder competir con países como Francia, Italia o Bélgica. 

 En cuanto a las dos medidas que plantea el Ministerio a corto plazo, la adecuación de módulos del IRPF y la refinanciación de préstamos, Unión de Uniones entiende que la primera no se puede considerar una ayuda, ya que la propia Ley tributaria del Estado no permite que se tribute por encima de los ingresos; por tanto, si los ingresos caen, la fiscalidad debe disminuir. Asimismo, la medida de refinanciación con préstamos a cinco años puede ser útil para determinadas explotaciones, pero, difícilmente, evitará el abandono de la actividad para los productores más endeudados por la crisis. 

 Por otra parte, Unión de Uniones comparte que el propio sector tiene herramientas como la circunscripción económica que, conforme a las últimas novedades introducidas con el reglamento Ómnibus, ofrece posibilidades de actuar en temas de promoción, mejora de la calidad de la producción, uso de contratos estandarizados y planificación de la producción, por ejemplo, y que deberían ser impulsadas en el Plan. 

 Respecto a las medidas destinadas a reequilibrar el sector que dependen del Ministerio, Unión de Uniones considera que es contradictorio querer organizaciones de productores (OP) grandes, que concentren mucha producción, y, al mismo tiempo, dejar fuera de los programas operativos las nuevas plantaciones de melocotón y nectarina.  

 En este sentido, la organización señala que este recurso se podría aprovechar más, ya que en 2017 sólo se utilizó un 27% de los recursos del sector para hacer frente a las medidas de gestión de crisis.  

Respecto a las medidas dirigidas a organizar y reestructurar el sector, Unión de Uniones tampoco comparte la propuesta del Ministerio de incrementar los requisitos de reconocimiento para las organizaciones de productores con el objetivo de hacerlas más grandes para concentrar más la oferta, ya que puede suponer un freno a la constitución de OP específicas de producción ecológica o para las que quieran apostar por la venta de proximidad. Este hecho implicaría que podría desaparecer el Finalmente, la organización lamenta que el Plan del Ministerio no incluya la obligación, por ley, de que productores y empresas faciliten ciertos datos, única manera de garantizar el secreto estadístico.

Unión de Uniones propone utilizar la tecnología blockchain, que permite disponer de intercambio datos a tiempo real.