Más de la mitad de las jóvenes españolas de 15 a 29 años dice haber sufrido algún tipo de discriminación

Acercar Disminuir el zoom Imprimir

Un 53.1% de las adolescentes y jóvenes españolas de 15 a 29 años afirma haber sufrido algún tipo de discriminación. Y señalan tres escenarios concretos donde han percibido esa discriminación de forma más aguda (con porcentajes superiores al 20%: en la calle y el trato con la gente; en el ámbito laboral (acceso al trabajo, salario, promoción, formación despido, conciliación, etc.); o en redes sociales. Con porcentajes algo inferiores, también señalan las tiendas, bares y locales de ocio, así como la propia familia.

Estos datos encajan con la percepción tan distinta que los chicos y las chicas de 15 a 29 años tienen de las desigualdades de género en España. Si bien en el cómputo global el 56,4% de los y las jóvenes considera que las desigualdades son “grandes o muy grandes”, este porcentaje se eleva hasta casi el 67% entre las mujeres, mientras que los hombres que les otorgan este mismo nivel de gravedad son menos de la mitad, el 46,2%.

Estas son algunas de las principales conclusiones del Barómetro Juventud y Género 2017 del ProyectoScopio realizado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fad y que ha sido presentado hoy en rueda de prensa por el vicepresidente de la FAD, Ignacio Calderón, y la subdirectora del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, Anna Sanmartín.

El Barómetro Juventud y Género 2017 –realizado a un panel online representativo de 1.247 jóvenes de 15 a 29 años aplicado en septiembre del pasado año- ofrece datos sobre cómo perciben las desigualdades de género en distintos ámbitos como el laboral, familiar, empresarial o político, entre otros. También se les pregunta acerca de su opinión sobre el feminismo o sobre las medidas que consideran más eficaces para conseguir la igualdad de género.

LAS DESIGUALDADES DE GÉNERO: LA POBLACIÓN JUVENIL LAS PERCIBE

Mayoritariamente (56.4%) existe una gran conciencia entre los y las jóvenes de fuertes desigualdades de género en la sociedad española. Perciben estas desigualdades (una situación peor de la mujer frente al hombre) fundamentalmente en:

Sin embargo, si desagrupamos las respuestas por género, observamos que los chicos y las chicas de 15 a 29 años ven las cosas de forma distinta. Por ejemplo, el 75% de las jóvenes perciben una clara discriminación salarial. Un porcentaje que no llega al 57% entre los jóvenes.


En cuanto al acceso a puestos de responsabilidad en la vida política, el 69.1% de las chicas creen que ellas lo tienen muchísimo peor o algo peor que ellos. Sólo llegan al 46.7% los chicos que creen lo mismo. Estos porcentajes se mantienen muy similares para la opinión acerca de la dificultad en el acceso a puestos de responsabilidad en el ámbito empresarial.

Acerca de los comportamientos concretos discriminatorios de la vida cotidiana que resultan más inadmisibles para los y las jóvenes encabeza la lista “Piropear por la calle”, inadmisible para un 27.6% de la población joven española y, curiosamente, mas rechazable para los hombres (30,2%) que para las mujeres (24,8%). Le siguen “Que los cambiadores de pañales estén en el baño de mujeres” (20%); “Estando en grupo, que se tenga más en cuenta la opinión de hombres que de mujeres” (19.6%); “Que sea el hombre el que tenga que invitar” (19.4%); o “Que se atribuyan las conductas violentas a los hombres antes que a las mujeres” (17.8%)

Sin embargo, los porcentajes de chicos y chicas que considera inadmisible uno u otro comportamiento varían en función del significado que adquiere cada conducta según el género.

Las mujeres son mucho más críticas que los hombres con respecto a todos los comportamientos discriminatorios; para un 32,5% de mujeres (frente a un 14% de hombres). Pero son los hombres los que más critican ciertos comportamientos cuando se consideran ellos mismos afectados, especialmente en tres: “que sea el hombre el que tenga que invitar” (inadmisible para un 26,8% frente a un 11,8% de mujeres), “que se atribuyan conductas violentas antes a hombres que a mujeres” (22,5% frente un 13% de mujeres), o “en bares, que se ponga la bebida alcohólica al hombre” (16,1%, vs un 9,9% de mujeres).

Acerca de la opinión general de los y las jóvenes de las medidas que deberían adoptarse para garantizar la igualdad de género existen posiciones, cuando no abiertamente contradictorias.

Existen medios y altos acuerdos con aquellas medidas destinadas a promover la igualdad y equiparación en el terreno laboral e institucional:

·         Sancionar a empresas que pagan menos a mujeres por el mismo trabajo (suma de acuerdos medios y altos: 90,2%)

·         Promover legalmente la presencia equilibrada de mujeres y hombres en partidos políticos y listas electorales (82,2%)

·         Promover por ley la presencia de mujeres en puestos directivos de empresas (79,2%)

·         Garantizar la presencia de mujeres en profesiones con pocas mujeres (75%)

Por otro, también altos acuerdos con posiciones que rechazan la discriminación positiva:

·         Ninguna norma debería buscar la discriminación positiva (87,3%)

·         Promover que los puestos laborales se ocupen por méritos, sin que existan cuotas de discriminación positiva (91,3%)

“LO FEMENINO” Vs. “LO MASCULINO: ALGUNOS TÓPICOS PERSISTEN

Según el Barómetro Juventud y Género 2017, entre los y las jóvenes españoles de 15 a 29 años existe una alta coincidencia sobre los atributos que mejor definen “lo femenino” y “lo masculino”. Y en este terreno se constata que algunos tópicos siguen teniendo peso entre los más jóvenes.

Ellos y ellas coinciden (en porcentajes bastante similares) en describir a las chicas como “Inteligentes” (37.8%), “Trabajadoras y estudiosas” (36%), “Responsables y prudentes” (25.4%) y “Preocupadas por la imagen, coquetas” (23.8%). En cuanto a los atributos que identifican lo masculino, los y las jóvenes señalan que ellos son “Dinámicos y activos” (35.2%), “Independientes” (30.2%) y “Posesivos y celosos” (24.9%).

Pero no en todas las percepciones coinciden. Un 30.6% de las chicas se ven como “independientes” y sólo un 17.6% de los chicos lo señalan como un atributo femenino. En cuanto a los chicos, el 23.6% señalan la “superficialidad” como un atributo masculino y ese porcentaje se amplía hasta el 33.2% cuando se les pregunta a las chicas.

En cuanto a cómo ven ellos y ellas las relaciones intra géneros, la presencia de tópicos muy establecidos vuelve a ser la nota dominante aunque se evidencian con mayor fuerza entre los chicos.

 

% que está algo o bastante de acuerdo

Mujeres

Hombres

Las chicas se pelean mucho más con las amigas que los chicos con sus amigos

65%

70.6%

Las amistades con chicos son más sinceras y leales (60,4%)

60.4%

64%

Los chicos se preocupan mucho menos que las chicas por cuestiones íntimas (59,5%)

59.5%

66.6%

Las amistades con chicas son más tiernas y afectivas (57,8%)

57.8%

78.9%

La amistad entre chicas es mucho más difícil que entre chicos (55,7%)

55.7%

60.3%

En cuanto al ámbito laboral, los y las jóvenes señalan de forma mayoritaria que las orientaciones laborales no deben estar focalizadas por género: en torno al 80% de los y las jóvenes consideran que hombres y mujeres son igual de adecuados para ocupar puestos en ámbitos científicos e investigadores (86%), en política y administración pública (84.7%), en gestión empresarial (82.6%), en deportes (79.1%), en desarrollo de tecnología (78.3%) o en informática (76.7%)

Sin embargo, persisten ciertos estereotipos con respecto a profesiones muy concretas: el 47% de los y las jóvenes consideran la mecánica una profesión más adecuada para los hombres (lo piensan el 55% de los chicos y el 38.8% de las chicas); el 27.5% de los y las jóvenes creen más adecuado que las mujeres ocupen profesiones asistenciales, sanitarias y de cuidado de personas (lo piensan  el 33.4% de los chicos y el 21.4 de las chicas) y el 21% de los y las jóvenes creen que la mujer es más adecuada para la docencia (lo creen el 26.3% de los chicos y el 15.5 de las chicas)

LA FAMILIA: LA JUVENTUD CREE EN EL REPARTO EQUITATIVO DE TAREAS

Casi el 90% de los y las jóvenes de 15 a 29 años se ven con pareja en el futuro. Y prácticamente el 70% también con hijos. Estos porcentajes corroboran la importancia de la familia para una inmensa mayoría.

¿Y cómo se imaginan esa vida familiar futura? Pues casi el 90% sienta las bases de su futura familia desde el reparto equitativo de las tareas, opción por la que apuesta una clara mayoría aunque ligeramente más las mujeres. Frente a esta posición, un escaso 10% de hombres piensa que las tareas del hogar son patrimonio exclusivo, o por lo menos en gran medida, de las mujeres.

eAunque los roles de los progenitores y su influencia en la vida familiar son percibidos de manera básicamente similar entre chicos y chicas, existe una disensión importante de las opiniones según género sobre uno de los tópicos de género más extendidos entre los hombres: “Trabajar está bien, pero lo que la mayoría de mujeres quiere es crear una hogar y tener hijos”. Respecto a esta afirmación, existe una mayoría de mujeres en desacuerdo (57,5% de las encuestadas) y una mayoría de hombres, especialmente si trabajan y son de más edad, que están algo o bastante de acuerdo (58,2% de los encuestados).